Proyecto escuelaSTEM

Desde que nacieron nuestros dos hijos hemos pensado mucho en su educación a todos los niveles, tanto profesionales como humanos. Pensando en ellos, en sus necesidades y los retos a los que se iban a enfrentar en el futuro, es como hace cuatro años nació el proyecto de escuelaSTEM.

Lo hicimos con una idea concreta, que cuando los niños que ahora están empezando el colegio tengan 12 o 16 años, elijan estudiar lo que más les apasione y no lo que menos miedo les dé y además que tengan un criterio propio para tomar decisiones, y no hagan sin pensar lo que les digan sus amigos, los influencers de youtube o la plataforma de moda que exista en ese momento.

Puedes pulsar sobre las imágenes para leer el artículo original publicado en la revista Capakhine

Cada vez que hay una Revolución Tecnológica, hay muchos trabajos repetitivos y con bajo valor añadido que deja de ser necesario que lo realicen personas y desaparecen. Es famoso el informe de la Universidad de Oxford, en el que hicieron un repaso a más de 700 trabajos actuales y emitieron un veredicto implacable: el 47% de los empleos pueden considerarse de alto riesgo de ser automatizados en los próximos 10 o 20 años. (1) Pero también con la entrada de nueva tecnología surgen nuevas oportunidades laborales. Pasó en la Revolución industrial con la máquina de vapor que sustituyó muchos empleos de fuerza física y pasará ahora con la irrupción de la Inteligencia Artificial y la Robótica.

Existirán profesiones que aún no somos capaces de imaginar, pero lo que es seguro, en esto coinciden los estudios, es que requerirán de capacidades STEM. 

STEM es un nuevo paradigma de enseñanza para aumentar el interés en vocaciones de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. Porque en EEUU y los países Occidentales (en Asia hay otra realidad) los chavales cada vez están menos interesados en carreras con contenidos STEM, porque creen que son difíciles y no se ven capaces de poder sacarlas adelante.

El movimiento STEM está impulsado sobre todo por EEUU y los principales países Occidentales porque todos los
estudios prevén que va a haber un déficit de mano de obra cualificada para cubrir los nuevos empleos (2).
Las materias STEM son las capacidades que exigirán las profesiones del futuro, pero

¿Cuáles son los valores que sin duda van a ayudar a un niño a amueblar la cabeza para los desafíos de un futuro que ahora mismo no podemos ni vislumbrar?

Qué herramienta conocéis que potencie a aprender a proyectar el futuro a corto, medio y largo plazo. A aumentar el control emocional, la humildad, la paciencia y el respeto. A mejorar la concentración, a planificar y analizar alternativas. A tomar conciencia de las consecuencias de sus actos. Y a entrenar en retro-pensamiento entre otras habilidades.

Seguro que inmediatamente se os ha venido a la cabeza una herramienta, que curiosamente conocemos desde hace cientos de años, y que es perfecta para desarrollar todos estos valores. El Ajedrez.

Tenemos claro las capacidades (STEM) y los valores (AJEDREZ) que serán necesarios para desenvolverse con éxito en el futuro ¿Pero cómo conseguimos que a nuestros hijos les apasione descubrir y aprender por sí mismos?

La respuesta está, como casi siempre, en lo más sencillo. ¿Cómo aprenden los cachorros en La naturaleza?

Pues bien, en la naturaleza, los cachorros de los animales y también nuestros cachorros, nuestros hijos, aprenden instintivamente a través del juego y de la experimentación y potencian este aprendizaje cuando lo hacen con compañeros en lugar de en solitario.

Y sobre estos tres principios STEM, AJEDREZ y APRENDIZAJE COLABORATIVO, creamos en escuelaSTEM el método diversiSTEMa para el desarrollo del talento en edades tempranas a través del Ajedrez y métodos STEM como la Programación y Robótica educativa. Complementamos los múltiples beneficios que por separado proporciona la enseñanza basada en STEM y el Ajedrez, con una metodología propia aplicada a los más pequeños que potencia las habilidades emocionales y el éxito temprano en las ciencias y matemáticas, lo que les ayudará a tener confianza en sí mismos para toda la vida en estas áreas.

Convertimos el aprendizaje en diversión para que les apasione aprender. Y que cuando tengan que elegir que estudiar con 12 o 16 años, elijan lo que más les apasione y no lo que menos miedo les dé.

Ajedrez educativo. Gamificando la enseñanza del Ajedrez

Hablar de STEM daría para varios artículos, pero hoy nos vamos a centrar en el Ajedrez educativo, que impartimos desde los tres años de edad. Es la parte del proyecto en la que tenemos más experiencia y en la que estamos más especializados y, probablemente la que precisa de menos recursos económicos, sin embargo, es la más difícil de implementar en los colegios, talleres y resto de actividades que realizamos.

Los que hemos descubierto la magnífica herramienta que es el Ajedrez tenemos un problema, un gran problema… Y es la percepción que la sociedad tiene de lo que es el Ajedrez.
Cuando a un padre le hablas de Ajedrez se imaginan a un niño con gafas de pasta, torpe, aburrido, repelente, con problemas para relacionarse, un friki… Eso sí, muy inteligente… Y fijaros que digo niño… Porque las niñas ni se lo plantean…

Hay que cambiar el mensaje. Tenemos que transmitir que el Ajedrez no es únicamente para niños inteligentes.

Ni que el Ajedrez vuelve más inteligentes a los niños. La realidad es que el Ajedrez enseña a cualquier niño que lo practique herramientas que le harán aprovechar mejor su inteligencia.
Si además, aprende Ajedrez de pequeño, cuando su cerebro funciona a su máximo nivel, y absorbe todo de forma natural – mientras desarrolla su personalidad cuando llegue a los 12, 14 o 16 años y tenga que enfrentarse por primera vez a decisiones y problemas del mundo real. Sabrá concentrarse. Sabrá analizar alternativas y tomar decisiones. Tendrá conciencia de las consecuencias de sus actos. Sabrá establecer planes a corto, medio y largo plazo. Sabrá ser humilde, respetuoso, paciente y tendrá control sobre sus emociones. Si conseguimos transmitir así el mensaje, si conseguimos sacar el ajedrez a la calle. Lograremos hacerlo visible a todos y más importante,
conseguiremos transmitir que es accesible a todos.

Tenemos que tener claro que nuestro objetivo no es conseguir que alguno de nuestros alumnos se convierta en campeón de Ajedrez. Nuestro objetivo es que el mayor número posible de niños puedan aprovechar estas enseñanzas y beneficios que posee el Ajedrez Educativo.

Por tanto, los métodos a utilizar para impulsar el Ajedrez educativo con vista a aumentar las vocaciones STEM en los niños y sobre todo las niñas, son diferentes a los que se han utilizado hasta la fecha para enseñar Ajedrez como un juego competitivo.

Debemos convertir en Ajedrez en un juego colaborativo que no tiene por qué ser jugado siempre entre dos jugadores, tal como se explica en la entrevistas realizadas por María Escario en el reportaje de TVE El Ajedrez El Deporte De La Inteligencia 

Y ¿cómo gamificamos el aprendizaje?

Los niños son por naturaleza curiosos. Empiezan a aprender instintivamente a través del juego y de la experimentación (prueba y error) y potencian este aprendizaje cuando lo hacen con compañeros (trabajo en equipo) en lugar de en solitario.
Hay que dar la vuelta a la forma de enseñar. No hay que centrarse en los métodos de enseñanza, hay que logar motivarles a que sean ellos los que quieran aprender.

Es a través del juego y la motivación como les atraemos, les plantemos retos que sean interesantes para ellos. Después ellos serán los que exploren a través de prueba y error hasta que encuentren – o no – la solución del problema. Tras lo que serán ellos los que busquen esa formación teórica que podemos darles para resolver el reto y poder enfrentarse a retos más complejos.

Todo lo anterior hará que sean capaces por si mismos de aplicar lo aprendido y enseñar a otros.

Lo importante no es la cantidad de conocimiento que un profesor es capaz de impartir sino la capacidad para motivar y lograr que los chavales, cuando se enfrentan a un problema que no conocen, no pidan que alguien inmediatamente se lo resuelva. Que prueben y se equivoquen, que prueben y se equivoquen, que prueben y se equivoquen… hasta que lo resuelvan por sí mismos y habrá veces que no sean capaces por mucho que lo intenten, pero después de haberlo intentado varias veces, cuando se lo expliquemos van a estar como una esponja deseando saber cuál es la solución y lo segundo es que, como realmente ya entienden el problema y se han enfrentado a él, entenderán mejor la explicación y como aplicarla a problemas similares.

Ejemplos de cómo atraer a los pequeños de 2, 3 y 4 años al Ajedrez, se pueden encontrar en la web de escuelaSTEM.com donde existen varios ejemplos de cómo hacerlo a través de cuentos, canciones, disfrazados y jugando con tableros gigantes, jugando a lanzar bolos o Angry Birds a las piezas y sumar el valor de las derribadas… los ejemplos son innumerables. Y al principio puede sorprender que sean los niños de tres y cuatro años por iniciativa propia los que piden que les enseñes a sumar el valor de las piezas que han derribado.

Otro aspecto que consideramos imprescindible es que los niños asuman responsabilidades dentro del grupo de trabajo. Un ejemplo de nuestras dinámicas de clase consiste en jugar de tres en tres y empezamos a hacer este tipo de ejercicio con niños de 5 años. Tenemos dos jugadores y un juez. Los jugadores tienen que decir el movimiento (decir las coordenadas) al juez que es el que se encarga de mover las piezas. Estos niños, que tienen 5 y 6 años y en algunos casos todavía están aprendiendo a escribir algunas letras, están trabajando con coordenadas, orientándose en el tablero, realizando jugadas sin tocar las piezas… 

Pero además, los niños que ejercen de jueces, se encargan de mover las piezas según las coordenadas, corrigen a sus compañeros si han realizado algún movimiento incorrecto y les ayudan en caso de que lo necesiten.

También, son los que, en caso de conflicto tienen la última palabra por lo que son los responsables de que se respeten las normas. En definitiva, lo que hacemos es convertirles en los protagonistas de las actividades que realizan. 

Nosotros les acompañamos y les proponemos retos pero son ellos los que establecen su ritmo de aprendizaje y se encargan de ayudarse y enseñarse unos a otros.

Otra característica importante de nuestro método es que trabajamos prácticamente siempre por equipos porque, cuando quieres llegar al mayor número de alumnos hay que lidiar muy bien con la frustración y la diferencia en los ritmos de aprendizaje. Convertir esos diferentes ritmos en una oportunidad para poder demostrar lo que sabes ayudando a otros compañeros es una forma de involucrar al que más sabe para que no se desmotive y, en el caso del que menos sabe, no consideran una amenaza a aquellos que saben más, sino aliados que van a ayudarles a ser cada vez mejores.

Esto es especialmente importante cuando hablamos de atraer a las chicas al Ajedrez. En algunas de nuestras clases hay más chicas que chicos cosa que, en las clases de Ajedrez no suele ser muy común. El añadir un componente de compromiso y cooperación hace que ellas se involucren mucho más y no pierdan el interés en el juego. A la hora de competir las niñas compiten igual o mejor que los niños pero sí que hay un hecho que comprobamos a diario en las clases y es que ellas le dan mucha importancia al componente social de la actividad y esto tenemos que saber manejarlo para que se sientan atraídas por el Ajedrez.

Hay una frase que resume muy bien nuestra filosofía y que todos nuestros niños conocen y repiten siempre en nuestras clases: “En una partida de Ajedrez solo pueden ocurrir dos cosas, se gana o se aprende”

Hace cuatro años cuando comenzamos a buscar clases de Ajedrez en Paracuellos para nuestros hijos únicamente existía una clase a la semana de Ajedrez y era a partir de 8 años. Hace tres años comenzamos con nuestro método
con un par de horas a la semana en el colegio Público “Las Navas De Tolosa” de nuestros hijos con niños desde 3 años. Al comienzo con bastante escepticismo por parte de los padres, y después con bastante sorpresa al ver que eran los propios niños y niñas de 3 y 4 años los que querían apuntarse a Ajedrez porque se lo pasaban en grande con sus amigos.

En dos años hemos pasado de realizar actividades de (diversiSTEMa) en un colegio de Paracuellos a 7 colegios en la Comunidad De Madrid con niños de entre 3 y 10 años y a participar con la Fundación Kasparov como ponentes en sus Seminarios Internacionales de Ajedrez como herramienta pedagógica.

Queremos sacar el Ajedrez a la calle y hacerlo visible y accesible a todos. Por eso aprovechamos cualquier oportunidad para dar visibilidad a esta herramienta maravillosa, y es por esto que nos propusimos ir contracorriente y organizar campamentos de verano bilingües donde los niños de tres a diez años se lo pasan en grande descubriendo Ciencia, Robótica, Astronomía, Programación, Aeronáutica y por supuesto Ajedrez (4).

La gasolina que nos motiva a continuar con esta aventura educativa es ver la motivación de los chavales a querer aprender cada vez más en un entorno de compañerismo y de diversión. Y comprobar que ven a la Ciencia, las Matemáticas y la Tecnología como retos y herramientas que pueden utilizar para lograr los sueños que se propongan.

Nos gustaría terminar con una anécdota que ocurrió, no hace mucho, en una de las clases de Estrella y que muestra claramente cómo el Ajedrez puede amueblar nuestra cabeza “Llegó una de mis alumnas – de 7 años – llorando y muy nerviosa y empezó a contarme los problemas que estaba teniendo con un compañero de otra clase que la insultaba y había llegado a empujarla e incluso agredirla en alguna ocasión. Por supuesto que le comenté a sus padres lo que ella me había estado explicando, pero me gustaría comentaros lo que sucedió ese día en la clase. 

Sus compañeros comenzaron a comentarme cosas y a respaldar lo que ella me estaba contando. Todos ellos se pusieron a su alrededor. Yo les comenté que qué era lo que ellos podían hacer por ella. Pasaron un rato ANALIZANDO la situación, cómo actuaba ese niño y qué situaciones aprovechaba para meterse con su compañera.

Después estuvieron planificando una ESTRATEGIA y viendo qué opciones tenían para no dejarla sola y así poder protegerla en el patio y diseñaron una TÁCTICA para mantenerla siempre acompañada de alguno de ellos.

Ese día no estudiamos jugadas, ni repasamos mates, ni hablamos de aperturas… Solo jugamos, para divertirnos los últimos 10 minutos.” Creo que ha sido la clase de Ajedrez más completa que hemos dado.

Reportaje El Confidencial Ajedrez Educativo

Pulsa Para Leer El Artículo De El Confidencial

...niños que no quieren cambiarse de domicilio para poder seguir asistiendo a sus clases, algún pequeño que ahora habla por los codos cuando antes era el más reservado… Los ejemplos de los beneficios que aporta el ajedrez al niño se agolpan en el corto pero intenso historial de esta iniciativa educativa...